Al continuar tu navegación en este sitio web, aceptas la utilización de cookies para proponerte los servicios y ofertas más adaptados a tus intereses.

Para más información sobre las cookies y para poder gestionarlas, consulta nuestra Política de Confidencialidad y Protección de la Vida Privada.

Cerrar
A+ A-
Elegir la lencería íntima adecuada
Elegir la lencería íntima adecuada

Elegir la lencería íntima adecuada

Aunque muchas no lo sepamos, casi  las tres cuartas partes de las mujeres no utilizan su talla correcta de lencería íntima. Esto es especialmente marcado en los que a sujetadores se refiere, lo que puede llegar a provocar problemas de diversa índole en la espalda y cervicales. Por esta razón es muy importante que antes de comprar lencería intima compruebes cuál es tu verdadera talla a través de unos pocos pasos muy sencillos.

Comprar lencería íntima: el sujetador

El sujetador es la prenda en la que más personas fallan al comprar lencería íntima. Para conocer tú talla exacta (compuesta de dos cifras y una letra) no tienes más que medir el contorno del cuerpo justo debajo del pecho. La medida resultante será la correspondiente a las dos cifras. La letra, correspondiente a la copa, va de las menos voluminosas marcadas con la letra A, a las más profundas, las marcadas con una D. Y para que la lencería íntima te quede perfecta, recuerda realizar estas medidas sin ropa y en días que no tengas la regla.

Comprar lencería íntima: las braguitas

Pese acertar con la talla de las braguitas es mucho más sencillo, conviene recordar ciertas reglas básicas para comprar lencería íntima. En este caso lo más importante es apostar por prendas que dejen respirar tu cuerpo por lo que toda la lencería íntima excesivamente ajustada hay que evitarla. Para saber cuándo se ha optado por unas braguitas demasiado pequeñas no tienes más que verificar que no te dejen marcas en la piel, lo que no solo afectará al aspecto de esa parte de cuerpo, sino que además puede tener consecuencias para la circulación de la sangre.